Seleccionar página

Con el precio de la urea por las nubes, las estratégicas para aprovechar el nutriente se vuelven claves.

Maíz charla

Según datos de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR), solo en los últimos dos meses la urea aumentó 40% en dólares, y si lo comparamos a nivel anual, la suba alcanza el 70% dado que la tonelada de fertilizante pasó de 271 dólares en septiembre de 2020 a 460 en septiembre de este año.

En este sentido, se vuelve clave maximizar el uso del nitrógeno en los cultivos, a fin de no perder rendimientos; pero sobre todo, a no verse obligado a realizar una refertilización que eleve los costos productivos con riesgo a quedar con un margen negativo.

Según Federico Ceccon, responsable técnico de ventas en Córdoba de Compo Expert, una estrategia que puede ayudar a sobrellevar este escenario sin afectar la nutrición de los cultivos es fortalecer las aplicaciones de zinc.

¿Por qué? “Es un micronutriente que mejora la eficiencia en el uso de nitrógeno por parte de la planta, dándole mayor valor a cada peso invertido en la fertilización”, explica.

Ceccon recordó además que la mayor parte de los suelos de Argentina son deficitarios en zinc, y que por eso aportar ese nutriente es una buena herramienta para potenciar los rendimientos, desde el momento de implantación del cultivo.

“Es como darle a una persona el mejor alimento para que crezca fortalecida desde que es bebé”, comparó.

El especialista recomendó dos productos de Compo Expert para hacer frenter a esta situación. Por un lado el “Easy Start”, que es un fertilizante microgranulado que se aplica en la línea de siembra y que tiene una formulación a base de fósforo, con un componente de nitrógeno, y también porcentajes de zinc y otros elementos como hierro y magnesio.

Por otro lado, Ceccon se refirió a Nutriseed ZN Flo, el fertilizante con “la mayor concentración de zinc del mercado, utilizado para tratamiento de semillas”.

“Esa formulación a base de zinc lo transforma en una herramienta ideal en un momento de altos costos de la urea, porque favorece la eficiencia en el uso del nitrógeno. La idea es que lo mucho o poco que le apliquemos al cultivo de nitrógeno, rinda al 100 por ciento. Y eso se logra con el zinc”, insistió Ceccon.