Seleccionar página

A pesar del volumen inédito de divisas generado por el agro en lo que va del presente año, hacia fines de 2021 el Banco Central (BCRA) podría quedarse sin reservas netas líquidas.

Semejante fenómeno se explica porque el gobierno de Alberto Fernández emplea un volumen enorme de dólares para intervenir el mercado cambiario y “financiar” un tipo de cambio oficial artificialmente bajo.

La mayor parte de los operadores financieros descuentan que hasta mediados de noviembre próximo el tipo de cambio permanecerá “pisado” por el gobierno nacional para evitar una aceleración inflacionaria.

Por ese motivo, la tasa implícita anualizada de los contratos de dólar futuro del Matba Rofex muestran un “salto” enorme en los próximos meses de diciembre y enero, para luego estabilizarse a partir de febrero.

“Cada posición del mercado futuro tiene una tasa anualizada, de allí se desprende que la mayor suba de tasa se ubica en enero, cuando la tasa anualizada de esa posición trepa a niveles del 51,3% anual”, explicó hoy el consultor económico Salvador Di Stefano.

Si bien Di Stefano consideró que la dinámica devaluatoria prevista por los operadores tiene muchas probabilidad de terminar ocurriendo, estima que la devaluación del peso argento podría ser bastante más profunda.

“Para el mes de setiembre de 2022 el dólar futuro cotiza a 151,20 $/u$s, el pronóstico de la media de mercado (REM BCRA) lo ve en 143 $/u$s, pero nosotros lo vemos por encima de 151,20 $/kg”, advirtió.