Seleccionar página

Una resolución de la Subsecretaría de Mercados Agropecuarios indica que solo permitirán declaraciones de ventas contra mercadería física comprada y con nominado con fecha de arribo.

Una decisión inminente del Gobierno, a través de la Subsecretaría de Mercados Agropecuarios, muestra las intenciones de mantener abastecido el mercado interno de maíz, sin sobrepasar el saldo exportable del grano.

Desde inicios de mes, las exportaciones del cereal se vieron limitadas ante la imposibilidad de los exportadores de emitir nuevas Declaraciones Juradas de Venta al Exterior (DVJE) ya que se había alcanzado la totalidad del sado exportable para el ciclo comercial 2020/21, posicionado en 38,5 millones de toneladas.

Si bien el relevamiento toma en cuenta el primer semestre, ya se pueden vislumbrar las proyecciones para lo que se viene, con una inflación que no se detiene, un mercado cambiario intervenido e importantes restricciones para el agro.

“Las exportaciones de maíz no están cerradas”, aseguraba el Gobierno, aunque tampoco se podía exportar. Si había alguna esperanza de que, desde el Ministerio de Agricultura, se pudieran flexibilizar más las exportaciones, por encima del saldo y hasta el 28 de febrero, eso ya no será posible.

Una reciente medida de Mercado Agropecuarios, anunciada a los exportadores, les indicó que solo se emitirán DJVE-30, es decir, un régimen especial de exportación respaldada contra posesión física de la mercados y con barco nominado con fecha de arribo. De esta forma, solo se podrá comercializar al exterior lo adquirido.

Comercio

Este anuncio de Gobierno fue una jugada anticipada por el Gobierno, bien puede entenderse, luego de las declaraciones del ministro de Agricultura, Julián Domínguez, sobre que tanto el maíz, como el trigo y la carne, representan “bienes culturales” con lo cual hay que “administrar con inteligencia esos saldos exportables”. Esas declaraciones provocaron un fuerte malestar en el sector.

Asimismo, el secretario de Agricultura, Ganadería y Pesca, Jorge Solmi, remarcó, este fin de semana, sobre las exportaciones de carne, que “no se toman decisiones centralizadas” y que se involucra a todos las partes porque es una política federal.