Seleccionar página

“Suponer que se puede controlar la inflación –es decir, el proceso de crecimiento permanente de los precios– interviniendo los mercados agrícolas es, como mínimo, un enorme y muy costoso error”. Así lo indicó hoy el presidente de la Federación de Acopiadores, Fernando Rivara, en el discurso de apertura del evento “A Todo Trigo 2022” que se está desarrollando hasta el día de mañana en la ciudad de Mar del Plata.

“El simplismo de mirar un precio de venta de un grano y compararlo con el precio de venta de años atrás, sin observar el aumento de los costos entre uno y otro valor de venta, es de un infantilismo que asombra”, se quejó Rivara.

El empresario agroindustrial además recordó que, debido a la intervención oficial del mercado de trigo, este año no crecerá el área de siembra de cereal a pesar de los elevados precios internacionales que registra el producto.

“Los informes de intención de siembra de trigo nos dicen que no se va a aumentar la superficie triguera. ¿Cómo puede ser que ustedes no quieran juntarla con la pala, como afirman algunos funcionarios y periodistas? ¿O será que el aumento de los costos en Argentina supera al aumento de los precios de venta? A los que encima hay que agregar las amenazas cotidianas de aumentos en la presión impositiva”, apuntó.

También mencionó los problemas generados por las sucesivas campañas de desinformación que afectan al sector. “¿Alguien escuchó alguna vez decir que el kilogramo de trigo cuesta alrededor de 44 pesos y que se necesita 1,1 kilo de trigo para obtener 1,0 kilo de pan que vale 270 a 300 pesos? Imaginemos lo que piensa el público general cuando se informa de que el trigo vale 44.000 pesos y el pan 270”.

Rivara señaló que los fideicomisos “privados” obligatorios de oleaginosas, maíz y trigo son “retenciones encubiertas y, por lo tanto, ilegales”, dado que “no están aprobadas por el Congreso nacional. Nos retienen dinero sin nuestro consentimiento”.

En referencia al “Fondo Estabilizador del Trigo”, Rivara dijo que con ese instrumento el gobierno nacional “le sacó a los productores unos 400 millones de dólares por año para subvencionar a las harinas de trigo”.

“Con estupor escuchamos al secretario de Comercio (Roberto Feletti) decir que el subsidio a la harina es ‘un esfuerzo del gobierno nacional’. No contento con tamaña deformación de la realidad, ordena que las bolsas de harina lleven la inscripción ‘harina con subsidio del Estado’. Me hace acordar a un gobernador de la provincia de Buenos Aires que, con la plata de los bonaerenses, regalaba zapatillas con su apellido grabado en las mismas”, remarcó.

“En 20 años se recaudaron 150.000 millones de dólares solo por retenciones. Y estamos peor que antes. Se regaló plata a manos llenas, se eligió el asistencialismo sobre el fomento a la creación de puestos de trabajo y encima se descalifica a los que crean riqueza. Sinceramente, creemos que es absolutamente imprescindible reestructurar y bajar en términos reales el costo de la organización política en los tres poderes a nivel nacional, provincial y municipal”, explicó el presidente de la Federación de Acopiadores.

Rivara recordó que el gasto público de los tres niveles del Estado (Nación, provincias y municipios) pasó del orden del 30% del PIB entre 1980 y 2007 para ascender a un nivel insostenible que actualmente se encuentra en torno al 45% del PIB actual.

“En valores absolutos, estos quince puntos de aumento representa un aumento de gastos de 60.000 millones de dólares por año aproximadamente, lo que explica los aumentos de impuestos, de la deuda pública y de la inflación. Es un valor cercano al total de las exportaciones anuales de Argentina y considerablemente superior al último préstamo del Fondo Monetario Internacional”, resumió.