Seleccionar página

Los exportadores liquidaron el volumen habitual de dólares y es preocupante que no haya subido la oferta del sector porque las empresas comenzaron a hacerse de pesos para hacer frente al pago de los impuestos, en particular el IVA.

Donde hubo algo más de oferta fue en la plaza marginal. El “blue” o dólar libre bajó $ 1 a $ 166, pero se recompuso en el post cierre y volvió a los $ 167. Acá se vio la mayor oferta de los que compraron dólar ahorro y los vendieron en la plaza marginal para hacer una diferencia de casi $ 6.000 porque compraron el dólar en los bancos a $ 135,71 y los vendieron a $ 163.

De todas maneras, los tenedores de dólar ahorro van regulando sus ventas porque esperan que la divisa suba en el futuro cercano. Esto se ve en la moderación del retiro de depósitos en dólares en lo que va de octubre.

En las primeras cinco ruedas del mes retiraron USD 448 millones, es decir un ritmo de USD 88 millones diarios contra más de 100 millones diarios de la segunda quincena del mes pasado. De todas maneras, es una salida que preocupa porque afecta directamente a las reservas que se integran con un porcentaje de esos depósitos que ahora están en USD 15.699 millones.

En la plaza mayorista los negocios se mantuvieron en USD 241 millones, lo que hizo ver que las medidas de alivio a los exportadores no han logrado el efecto esperado por Martín Guzmán, el ministro de Economía.

La restricción de venta a los importadores fue más importante que la liquidación del agro y esto hizo que el Central tuviera una rueda equilibrada donde no vendió divisas. El dólar aumentó 72 centavos a $ 77,48 como consecuencia de la alteración del ritmo devaluatorio.

Pero la salida de dólares de los bancos influyó en las reservas que perdieron USD 196 millones para quedar en 40.838 millones.

Los dólares alternativos con un regular monto de negocios cerraron con alzas de mediana magnitud porque recortaron las importantes subas del principio de la rueda. El dólar Bolsa o MEP, con negocios por USD 27 millones subió $ 1,53 (+1,1%) a $ 144,95. El contado con liquidación operó USD 51 millones y tuvo un alza de $ 1,32 (+0,9%) a $ 156,27.

Los bonos de la deuda siguieron volátiles y con neta tendencia vendedora. Si bien cayeron todas las especies, las que forman el riesgo país, los que tienen ley extranjera, perdieron hasta 0,80%. Por eso el indicador subió a 1.368 puntos básicos (+1,9%) y lentamente se aproxima a los 1.400 puntos, un nivel demasiado elevado para un país que tiene un perfil de vencimientos moderado.

La Bolsa, abrió en baja de poco más de 1% pero logró cerrar en alza. El monto operado estuvo cerca de lo habitual en $ 1.133 millones. El S&P Merval, el índice de las acciones líderes logró cerrar la rueda con una suba de 0,30%.

Lo más destacado fue Grupo Financiero Valores (VALO) que subió 9,71% seguido por Pampa Energía y Transener que anotaron aumento de 6,60% cada una.

Los ADR’s argentinos -certificados de tenencia de acciones que cotizan en las bolsas de Nueva York-tuvieron una rueda mixta. Los papeles que más ganaron fueron Corporación América (+5,41%) y MercadoLibre (+4,39%) que alcanzó su valor histórico más alto. Las bajas más profundas fueron las de Despegar (-4,43%) y Tenaris (-3,30%).

Para hoy se espera otra rueda donde la pulseada será contra el dólar porque hoy rige el destino de la política. Las medidas de bajar las retenciones no tuvieron efecto alguno en el mercado, mientras los dólares alternativos siguen en alza y el “blue” se mantiene firme.

La esperanza está en que el rebote de la soja de 1% que la devolvió al valor de USD 383 por toneladas, aliente las liquidaciones. Pero la oleaginosa deberá subir bastante más para competir con los rumores de devaluación o desdoblamiento cambiario.