Seleccionar página

En medio del análisis de la pandemia por coronavirus ?y la repatriación de argentinos varados, el canciller Felipe Solá se refirió este jueves al plan para intervenir la empresa Vicentin y, más allá de que defendió la decisión del Gobierno, admitió que fue una «sorpresa» y que «a lo mejor eran necesarias más consultas».

«Vicentin fue una sorpresa, a lo mejor fueron necesarias más consultas… la decisión se difundió de una manera no querida. Nos ha costado mucho como Gobierno explicar que el Estado no tiene ningún interés en convertirse en capitalista productor de bienes y servicios», comenzó el canciller, en diálogo con radio Futurock FM.

Para explicar la decisión, puso como ejemplo a YPF: «Tenemos hace muchísimos años YPF y no tenemos un planteo de ocupar ese rol o pensar que el Estado lo va a hacer mejor».

Solá señaló que la cerealera corría riesgo de «transnacionalización», dada la crisis económica y financiera que atravesaba.
Mirá también
Caso Vicentin: Juntos por el Cambio denunció un “atropello” del kirchnerismo en el Senado

«Vicentin presentaba el peligro de tener una transnacionalización a bajo precio. Y eso no es un problema de xenofobia, el problema es que un fondo de distintos tipos de propietarios, a veces multinacional, viva de un negocio de miles de personas importantísimo para el noreste santafecino y para las exportaciones de nuestro país de una manera completamente distinta si los dueños estuvieran en la Argentina», aclaró.

El proyecto de expropiar a la agroexportadora quedó «en pausa» mientras el Gobierno explora alternativas para el destino de la compañía en concurso, entre ellas una posible sociedad público-privada.
Avanza la causa paralela de Vicentin e investigan si hubo un delito penal
Mirá también
Avanza la causa paralela de Vicentin e investigan si hubo un delito penal

En el marco de esta iniciativa, el miércoles el Senado aprobó la creación de una Comisión Bicameral para investigar las deudas que tiene la empresa cerealera con el Banco Nación.

La iniciativa fue respaldada por mayoría simple, ante las quejas de la oposición que argumentó que se necesitaban dos tercios de los votos para su aprobación.

JPE