Seleccionar página

Tras el discurso autocrítico y elogioso hacia el campo de Julián Domínguez, desde el ruralismo señalaron que sin medidas que generen confianza es difícil que los productores arriesguen.

INFOCAMPO

Representantes de la Comisión de Enlace de Entidades Agropecuarias (CEEA) fueron los encargados de cerrar este jueves por la tarde la primera jornada del congreso A Todo Trigo, que se está realizando en el hotel Sheraton de Mar del Plata.

Los dirigentes del campo, más allá de las críticas tradicionales a las políticas oficiales, apuntaron hacia el discurso autocrítico y elogioso hacia el campo formulado durante la mañana por el ministro Julián Domínguez.

Consideraron que las palabras que se están anunciando por parte de algunos funcionarios pueden ser “muy lindas”, pero a la hora de las medidas no se avizora ninguna concreta que anime a los productores a confiar e invertir.

GENERAR CONFIANZA

En primer término, el titular de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Jorge Chemes, cuestionó: “Vivimos ante un gobierno en el que un ministro dice algo y un secretario lo contradice con medidas”.

La referencia, obviamente, es a la disputa permanente entre Domínguez y el secretario de Comercio Interior, Roberto Feletti, que ha criticado con dureza al sector rural argentino.

“Le hemos hablado de nuestra desconfianza para producir a los funcionarios. Puede haber grandes planes técnicos pero si no hay confianza será muy difícil arriesgar”, continuó Chemes.


En este marco, no le escapó al debate por la no participación del ruralismo confederado en el “tractorazo” que se realizó en la Ciudad de Buenos Aires el 23 de abril. “

Tenemos que proponer acciones. Los Autoconvocados sienten que con movilizaciones tenemos que plantear nuestra realidad, tal vez tengan razón si la idea es instalar la problemática, pero no creo que eso logre que cambien de camino como gobierno”, mencionó al respecto.

Desde su punto de vista, la clave es “lograr leyes que hagan que no pueda venir un funcionario a cambiar reglas de juego a mitad de camino. Es el camino más lento pero el más seguro”.

Al respecto, pidió el apoyo de los gobernadores: “Son clave, no se pueden hacer los distraídos y tienen que sumarse desde su llave política”.

PALABRAS QUE SE VAN CON EL VIENTO

Por su parte, el presidente de la Sociedad Rural Argentina (SRA), Nicolás Pino, pidió que el Gobierno deje de “prometer cosas” y concrete “hechos” de manera inmediata.

“El gobierno tiene que dejar de decir lindas palabras y marcar con hechos concretos el camino para que los productores podamos trabajar más”, afirmó.

Y usó al trigo como un ejemplo: “El productor argentino recibe hoy alrededor de 210 dólares por tonelada, que es el valor más bajo del mundo y menos de la mitad del precio internacional”.