Seleccionar página

Mientras que la presentación del proyecto de ley para expropiar la empresa Vicentin se diluye, el Senado debate una iniciativa impulsada por el kirchnerista Oscar Parrilli para crear una comisión bicameral que se aboque a la investigación de la relación crediticia entre la firma y el Banco Nación durante la era macrista, para determinar si hubo “defraudación y estafa comercial a acreedores”. La oposición optó por quedarse en el debate del proyecto para bloquear su aprobación, en vez de dar el portazo como lo viene haciendo en cada una de las sesiones virtuales en las que se incluyen temas que no estén relacionado con el Covid-19 .

La inclusión del proyecto en el temario de la sesión de hoy tensó más aún la cuerda entre oficialismo y oposición. Es que, desde la bancada que lidera el formoseño Luis Naidenoff, Juntos por el Cambio, vienen denunciando al oficialismo por violar el protocolo acordado por ambas partes para las sesiones “mixtas” o virtuales, en el que se había dejado por escrito que la modalidad se utilizaría únicamente para debatir temas estrictamente vinculados al coronavirus. Fue bajo este argumento que en las últimas sesiones vaciaron el recinto virtual.

Pero, en esta oportunidad, optaron por quedarse conectados para “hacer valer los dos tercios”, tal como había advertido el formoseño sesiones atrás. Además, denuncian que en este caso, la intención del oficialismo no es solo tratar una ley que nada tiene que ver con el coronavirus, sino, “cambiar el reglamento” para lo cual, precisamente, se requieren mayorías especiales.

Es que, según el reglamento del Senado, “para la creación de comisiones especiales, especiales mixtas, bicamerales, bicamerales mixtas e investigadoras se requiere el voto de las dos terceras partes de los miembros integrantes de la Cámara”.

Si bien es cierto que el oficialismo cuenta con una mayoría holgada en la Cámara alta, no cuenta con los dos tercios. Es por ello que apelaron al argumento de que, la iniciativa de Parrilli es un proyecto de ley, y no de resolución, por lo que requiere del acompañamiento de la mitad más uno del recinto para su aprobación.

«No requerimos de los dos tercios que establece ese artículo del reglamento (el 88), porque estamos frente a un proyecto de ley y no de resolución», argumentó la kirchnerista María de los Ángeles Sacnun, oriunda de la provincia de Santa Fe.

En tanto, el senador del PRO Esteban Bullrich argumentó la presencia del espacio opositor en el recinto señalando que, con esa premisa, el Frente de Todos intenta modificar el reglamento de la Cámara alta. “Las comisiones deben crearse por resolución”, remarcó el exministro de Educación.

Para el bonaerense, entonces, si el oficialismo aspira a que la comisión impulsada por Parrilli se cree por medio de un proyecto de ley, y no de resolución, se requiere de la modificación del reglamento, lo cual también requiere del acompañamiento de los dos tercios del recinto. “Por eso estamos presente en este debate”, insistió.

Además, Bullrich citó un discurso que la hoy vicepresidenta Cristina Kirchner pronunció en esa misma cámara en el año 2001, cuando era senadora de la nación. En aquel entonces, había subrayado que “para agregar comisiones hace falta dos tercios de la cámara”. Dicho esto, Bullrich acotó: “Igual que modificar el reglamento porque, justamente, el agregado de una comisión es una modificación del reglamento”.

«Se crea una comisión para revisar la relación de un cliente del Banco Nación con ese banco durante un período de cuatro años, sin atender al hecho que, de u$s 300 millones de deuda de Vicentin, 200 fueron asignados durante la gestión anterior», remató Bullrich.
El proyecto

El proyecto de ley impulsado por el neuquino establece la creación de una comisión bicameral que investigue si hubo “defraudación y estafa comercial a acreedores, clientes de la firma y/o empresas de Cereales y Soja con las que competía en el mercado por posibles perjuicios económicos sufridos por la posición dominante adquirida en los últimos cuatro años”.

De acuerdo al texto, la bicameral contará con la facultad de conocer “si existieron movimientos de fondos entre empresas vinculadas efectuando posibles maniobras espurias a efectos de ocultar y/o simular la verdadera realidad económica, de provocar el déficit económico y financiero que ocasionaron el proceso concursal».