Seleccionar página

En el Congreso A Todo Trigo 2022, la Mesa de Enlace señaló que se necesitan reglas claras y estables para hacer las inversiones que requiere la actividad, a largo plazo

Habla Jorge Chemes (CRA). Lo escuchan Elbio Laucirica (Coninagro), Nicolás Pino (SRA) y Fernando Rivara (Acopiadores)
Habla Jorge Chemes (CRA). Lo escuchan Elbio Laucirica (Coninagro), Nicolás Pino (SRA) y Fernando Rivara (Acopiadores)

MAR DEL PLATA-. Sin guardar críticas al Gobierno, la Mesa de Enlace también dijo presente en la primera jornada de A Todo Trigo 2022. Tres de las cuatro entidades, con Jorge Chemes, presidente de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA); Nicolás Pino, presidente de la Sociedad Rural Argentina (SRA), y Elbio Laucirica, vicepresidente de Coninagro, estuvieron al final del día para compartir un panel junto a Fernando Rivara, presidente de la Federación de Acopiadores de Granos, organizadora del congreso. Por problemas personales de último momento no pudo estar Carlos Achetoni, presidente de la Federación Agraria Argentina (FAA).

Chemes lamentó la falta de previsibilidad para planificar y de confianza. “En el campo necesitamos tiempo para planificar porque las inversiones no se dan de un día para el otro. Otro factor fundamental es la confianza. Porque se hace muy difícil planificar cuando un ministro dice algo y un secretario dice lo contrario, así es imposible llevar adelante cualquier plan”, remarcó.

Para Chemes, será difícil que la situación pueda reacomodarse rápidamente. “Cada uno tendrá su receta para afrontarlo. Como representantes gremiales del sector, tenemos que proponer acciones y hay todo tipo de pedidos. Por un lado, están los autoconvocados que consideran que con manifestaciones tenemos que hacer sentir esto que planteamos. Tal vez tengan razón, desde el punto de vista de mostrar o instalar en la sociedad la problemática, pero no creo que el Gobierno tome un camino diferente con este tipo de medidas”, dijo.

En este sentido, señaló que vienen realizando una ronda de encuentros con legisladores nacionales y representantes provinciales. “Falta conocimiento aunque también hay un gran componente ideológico. Lo que intentamos es transformar la protesta en leyes que impidan que pueda venir cualquier funcionario a cambiar las reglas de juego a mitad de camino”, afirmó.

No es un camino rápido, pero creemos que es el más seguro. Y en esto incluyo a los gobernadores, porque las medidas a nivel nacional repercuten directamente en las economías de cada provincia. Ellos tienen la llave política que nosotros no tenemos”, añadió.

Por su parte, Nicolás Pino, presidente de SRA, dijo que “la cosa está más fácil que difícil. “El Gobierno está complicado, pero para nosotros está más fácil que nunca. Lo único que tienen que hacer es marcar con hechos concretos el camino que necesitamos los productores para trabajar más. No existe un productor criador que no quiera producir más. Todos buscamos eso, en función de que en el negocio nos vaya mejor”, aseguró

Asimismo, el dirigente de la Rural señaló que, en cuanto a las medidas urgentes que se deben tomar, su entidad entiende que el derecho de exportación tiene que ser cero, porque no hay una ley que avale eso” y rescató la valentía de los productores argentinos que “pese a que reciben el menor precio de trigo del mundo, van a sembrar trigo”.

Por último, Elbio Laucirica, vicepresidente de Coninagro, puso en valor el lema del congreso que es “Avanzar o retroceder, esa es la cuestión”, y dijo: “Retroceder no. Hay que avanzar. Aprovechemos este desafío que plantea el contexto internacional no solo para hacer plata sino para ofrecerle al mundo alimentos. Tenemos una responsabilidad social más allá de la económica y productiva”.

Y comentó un relevamiento que hicieron en la entidad, en el que advirtieron que la mayoría de los productores consultados van a sembrar más cebada y menos trigo. “Esto muestra el motivo de reclamar previsibilidad”, puntualizó.

“Las decisiones que tomamos no son caprichosas. Somos orgánicos, consultamos a nuestros productores para tomar decisiones. En los reclamos y los problemas todos sabemos lo que queremos. Necesitamos reglas claras y políticas que promuevan la producción”, finalizó.