Seleccionar página

La Unión de Recibidores de Granos y Anexos (URGARA) y la Federación Aceitera y Desmotadora (FTCIODyARA) anunciaron este miércoles un acuerdo de “compromiso de unidad en la acción“ frente a las empresas y cámaras que se desempeñan en la actividad agroexportadora.

En un comunicado conjunto, los secretarios generales de ambos sindicatos, Pablo Palacio y Daniel Yofra respectivamente, resolvieron “‘coordinar acciones en defensa de los intereses de los trabajadores”, ya que “entendemos que manteniéndonos aislados no podremos enfrentar con éxito está situación”, resaltaron.

Las entidades sindicales con presencia en los puertos cerealeros y plantas aceiteras destacaron su rol como “trabajadores esenciales” en una actividad estratégica para el ingreso de divisas al país. Y sostuvieron su alianza estratégica frente a las empresas nucleadas en Ciara-Cec.

“Ambas entidades gremiales nos encontramos con las paritarias vencidas, con reclamos salariales y de condiciones laborales más beneficiosas para nuestros trabajadores, y con reclamos de higiene y seguridad que tiendan a la protección de los mismos”. Cuestionaron a la parte empresaria: “La respuesta que recibimos es cero a lo salarial y una negativa para las modificaciones a las condiciones de trabajo”.

Ambos gremios se prometieron acompañamiento “en las negociaciones paritarias con las cámaras patronales, tanto en la discusión y defensa de nuestros salarios, como así también en los reclamos por mejores condiciones laborales, como es la reducción de la jornada laboral que viene reclamando la URGARA”. Este punto fue motivo de un paro la semana pasada. Esta semana, los que pararon fueron los aceiteros.

Los sindicalistas destacaron que en ese sector “trabajamos las 24 horas del día, los 7 días de la semana, los siete meses que llevamos de cuarentena, de manera continua y sin interrupción, y gracias al enorme esfuerzo de nuestros trabajadores se logró procesar y exportar una cosecha récord histórica, trabajando en condiciones inseguras y riesgosas para la salud de nuestros trabajadores y sus familias”.

Además, los dirigentes cuestionaron a la industria agroexportadora. “Dicho sector se jacta de ser la principal actividad económica del país y principal fuente de ingreso de divisas, obteniendo ganancias extraordinarias aún durante la pandemia, por ello es que entendemos que manteniéndonos aislados no podremos enfrentar con éxito esta situación”.